This website uses cookies. Some are necessary to help our website work properly and can't be switched off, and some are optional but can optimise your browsing experience. To manage your cookie choices, click on Open settings.
¡Gatitos al poder! - Mininos rescatados juegan con maquetas de trenes en miniatura en una cafetería japonesa 04:52

¡Gatitos al poder! - Mininos rescatados juegan con maquetas de trenes en miniatura en una cafetería japonesa

Japón, Osaka
22 febrero, 2022 a las 16:23 GMT +00:00 · Publicado

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería si los gatos gigantes se apoderaran del mundo? Pues este restaurante de Osaka, con una temática de trenes miniatura en maqueta, se acerca bastante a la idea, después de que fuera tomado por una familia de gatos callejeros que ahora viven entre sus diminutas maquetas móviles y casas en miniatura.

La familia de felinos camparon a sus anchas por la ciudad a escala y las vías férreas que bordean el restaurante Diorama el lunes, entreteniendo a los clientes al asomarse a los ciudadanos en miniatura y jugando con los trenes.

Sin embargo, el restaurante no siempre ha sido así. El propietario de Diorama, Naoki Teraoka, explicó que originalmente su idea era la de un lugar donde los comensales pudieran disfrutar de la observación de trenes en miniatura en movimiento mientras cenaban.

Sin embargo, la pandemia del covid-19 hizo que el número de clientes de Teraoka cayera en picado y, en junio de 2020, estuvo a punto de cerrar el local definitivamente. Por suerte, el descubrimiento por sorpresa de un gatito recién nacido herido cerca del restaurante no sólo haría cambiar de opinión a Teraoka, sino que también reconvertiría por completo su negocio.

"Uno de nuestros empleados encontró a un gato bebé moribundo frente a una guardería cercana y se puso a cuidar del gatito", cuenta Teraoka. Para su alegría, el gatito, al que llamaron Simba, volvió a la vida al día siguiente.

Pero sus maullidos y llantos no pasaron desapercibidos. Atraída por los sonidos, "Sarah", la madre de Simba, llegó al restaurante y pronto acudió a él todos los días para cuidar de su bebé.

Con menos clientes que alimentar, las sobras iban a parar a los gatos, y antes de que el personal se diera cuenta, tres hermanos de Simba habían llegado al restaurante. Fue entonces cuando Teraoka decidió cambiar el concepto: un restaurante con maquetas donde los gatos rescatados pudieran vagar libremente.

Ahora, con 14 gatos explorando la aldea modelo, el pequeño restaurante de Teraoka se ha convertido en lo que él llama "un parque infantil para gatos". Los clientes pueden jugar con los animales mientras esperan su comida, o simplemente admirar a los mininos actuando como reyes y reinas del paraíso en miniatura de Teraoka.

"Es muy raro ver a un gato alborotando como un monstruo y destruyendo los trenes", apuntó una clienta, Setsuko, visitante de Kanagawa: "Me llevaron a un lugar muy agradable. Fue muy divertido".

Acogiendo a gatos rescatados y utilizando el restaurante para promover el bienestar de perros y gatos, Teraoka espera que el restaurante "proporcione un lugar donde las personas y los animales puedan vivir juntos en armonía, porque ambos compartimos la misma vida".

El único problema es que los gatos suelen destrozar las maquetas.

"Cuando nos levantamos por la mañana, ya están hechas pedazos", dice Teraoka.

Afortunadamente, el trabajo extra está dando sus frutos, ya que los gatos están trayendo un nuevo modelo de negocio al restaurante.

¡Gatitos al poder! - Mininos rescatados juegan con maquetas de trenes en miniatura en una cafetería japonesa 04:52
Lo más popularView all videos
Vídeos más descargados en las últimas 24 horas
Descripción

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería si los gatos gigantes se apoderaran del mundo? Pues este restaurante de Osaka, con una temática de trenes miniatura en maqueta, se acerca bastante a la idea, después de que fuera tomado por una familia de gatos callejeros que ahora viven entre sus diminutas maquetas móviles y casas en miniatura.

La familia de felinos camparon a sus anchas por la ciudad a escala y las vías férreas que bordean el restaurante Diorama el lunes, entreteniendo a los clientes al asomarse a los ciudadanos en miniatura y jugando con los trenes.

Sin embargo, el restaurante no siempre ha sido así. El propietario de Diorama, Naoki Teraoka, explicó que originalmente su idea era la de un lugar donde los comensales pudieran disfrutar de la observación de trenes en miniatura en movimiento mientras cenaban.

Sin embargo, la pandemia del covid-19 hizo que el número de clientes de Teraoka cayera en picado y, en junio de 2020, estuvo a punto de cerrar el local definitivamente. Por suerte, el descubrimiento por sorpresa de un gatito recién nacido herido cerca del restaurante no sólo haría cambiar de opinión a Teraoka, sino que también reconvertiría por completo su negocio.

"Uno de nuestros empleados encontró a un gato bebé moribundo frente a una guardería cercana y se puso a cuidar del gatito", cuenta Teraoka. Para su alegría, el gatito, al que llamaron Simba, volvió a la vida al día siguiente.

Pero sus maullidos y llantos no pasaron desapercibidos. Atraída por los sonidos, "Sarah", la madre de Simba, llegó al restaurante y pronto acudió a él todos los días para cuidar de su bebé.

Con menos clientes que alimentar, las sobras iban a parar a los gatos, y antes de que el personal se diera cuenta, tres hermanos de Simba habían llegado al restaurante. Fue entonces cuando Teraoka decidió cambiar el concepto: un restaurante con maquetas donde los gatos rescatados pudieran vagar libremente.

Ahora, con 14 gatos explorando la aldea modelo, el pequeño restaurante de Teraoka se ha convertido en lo que él llama "un parque infantil para gatos". Los clientes pueden jugar con los animales mientras esperan su comida, o simplemente admirar a los mininos actuando como reyes y reinas del paraíso en miniatura de Teraoka.

"Es muy raro ver a un gato alborotando como un monstruo y destruyendo los trenes", apuntó una clienta, Setsuko, visitante de Kanagawa: "Me llevaron a un lugar muy agradable. Fue muy divertido".

Acogiendo a gatos rescatados y utilizando el restaurante para promover el bienestar de perros y gatos, Teraoka espera que el restaurante "proporcione un lugar donde las personas y los animales puedan vivir juntos en armonía, porque ambos compartimos la misma vida".

El único problema es que los gatos suelen destrozar las maquetas.

"Cuando nos levantamos por la mañana, ya están hechas pedazos", dice Teraoka.

Afortunadamente, el trabajo extra está dando sus frutos, ya que los gatos están trayendo un nuevo modelo de negocio al restaurante.