Este sitio web utiliza cookies. Aceptándolas podrá mejorar y optimizar la experiencia como usuario. Sepa más.
Bailarines con el rostro negro pintado de negro participan en una extraña tradición británica02:20

Bailarines con el rostro negro pintado de negro participan en una extraña tradición británica

Reino Unido, Bacup
20 April, 2019 a las 16:10 GMT +00:00 · Publicado

Un grupo de bailarines con la cara pintada de negro conocidos como Britannia Coconut dancers o'Nutters' regresaron para su famosa actuación anual de Pascua en Bacup, Lancashire, el sábado.

El grupo de bailarines de Lancaster adopta su nombre por las nueces de madera que llevan en sus muñecas, rodillas y cintura, pero es su cara pintada de negro la que ha causa controversia.

Se dice que la cara de los bailarines pintada de negro se asemeja a la suciedad que solían tener los mineros después de terminar su trabajo, pero algunas personas creen que tiene una connotación más racista relacionada con lo que podría ser el origen de las danzas.

El inicio de esta costumbre no se puede rastrear fácilmente, pero se cree que comenzó con los musulmanes que se establecieron en Cornualles en el siglo XVII, quienes trabajaron como mineros, antes de trasladarse a las canteras de Lancashire.

Bailarines con el rostro negro pintado de negro participan en una extraña tradición británica02:20
¿No tienes cuenta? ¡Inicia sesión!
Lo más popularView all videos
Vídeos más descargados en las últimas 24 horas
Ver más
Descripción

Un grupo de bailarines con la cara pintada de negro conocidos como Britannia Coconut dancers o'Nutters' regresaron para su famosa actuación anual de Pascua en Bacup, Lancashire, el sábado.

El grupo de bailarines de Lancaster adopta su nombre por las nueces de madera que llevan en sus muñecas, rodillas y cintura, pero es su cara pintada de negro la que ha causa controversia.

Se dice que la cara de los bailarines pintada de negro se asemeja a la suciedad que solían tener los mineros después de terminar su trabajo, pero algunas personas creen que tiene una connotación más racista relacionada con lo que podría ser el origen de las danzas.

El inicio de esta costumbre no se puede rastrear fácilmente, pero se cree que comenzó con los musulmanes que se establecieron en Cornualles en el siglo XVII, quienes trabajaron como mineros, antes de trasladarse a las canteras de Lancashire.